Mayte Pérez

domingo, 22 de febrero de 2015

EL JUEGO DE PENSAR (09/02/2014)

"EL JUEGO DE PENSAR"
Un abecedario de un millón de letras fuera de lugar,
un mar de dudas con peces albinos perdidos,
un poema por escribir con respuesta anticipada,
pastillas clandestinas para no volver a soñar,
un prado de lavanda color atardecer con olor a verbena,
un paseo por las nubes viviendo deprisa con paraguas,
un desayuno personal con vistas a un escenario donde el protagonista eras tú,
una escalera horizontal que baja al principio,
la llama de una vela esperando la caricia del aliento,
un par de calcetines que ponerse en la mano derecha para cubrir el reloj,
cosquillas en las plantas del balcón de tu mirada (…),
la alienación de un mentiroso compulsivo esperando el juicio final,
un diccionario mudo donde buscar soluciones que pescar,
una maleta llena de viajes que quedan por hacer,
querer salir de este mundo pensando que pueda haber otro mejor,
un cascabel que al sonar pone nombre a tu vida si le escuchas,
un sorbo de leche fresca nacido en la casa de las praderas de Eolo,
la historia de Romeo Montesco y Julieta Capuleto cuando fueron padres de gemelos,
un barquito de papel nadando sobre el interior del Vesubio enfadado,
la picadura de una abeja que te hace olvidar otro dolor latente que más que hiere, mata,
el recuerdo del olor de una prenda prestada tendida al sol para que la humedezca el llanto,
una puerta de dos hojas que se cerró y sigue abierta en mi cabeza perdida,
planear un viaje a la luna, llevar gafas de bucear puestas e intenciones de no volver,


“Todo lo que tengo es nada, todo lo que quiero está por llegar, todas mis penas se podrían escribir en un grano de arroz, todos mis sueños no caben en este mundo, todo lo que hice fue sin querer, sin esperar nada a cambio, todo lo que pienso lo echo a volar cuando pesa, todo lo que digo mantengo firme, todo lo que necesito será aquello que se vaya posando sobre mis hombros, todo lo que tengo que hacer es mejor que deje de hacerlo”
Mayte Pérez